El proceso de Níquel-Cromo se aplica en piezas que requieran un acabado más decorativo, además de una buena protección ante la corrosión.

La instalación de Níquel-Cromo está dividida en cubas independientes en las que se aplica cada proceso, desplazando manualmente las piezas de una cuba a otra por medio de un bastidor diseñado según su geometría.

Una vez preparada la superficie del material, se recubre con una película de Níquel que confiere a la pieza un aspecto brillante y uniforme que se completa con otra película de Cromo que lo proteje de la corrosión, pudiendo permanecer el material intacto durante largos períodos de tiempo en condiciones adversas.


[Página Principal]

[Información] [Servicios] [Visita]